Qué objetivo comprar para tu cámara réflex

Qué objetivo comprar para tu cámara réflex

Adquirir una cámara réflex supone un antes y un después para los amantes de la fotografía. Primero aprendes a utilizar los modos manuales y semimanuales y ves que los resultados van siendo cada vez mejor. Sin embargo, llega un momento en el que te das cuenta de que la calidad de tus fotografías ya no es cada vez mejor y hay algunas fotografías que no puedes hacer, o ciertas luces que nunca consigues… ¿cuál es el problema? El objetivo. Normalmente todas las cámaras réflex se venden con el 18-55mm, que para iniciarse en el mundo de la fotografía no está mal, pero tiempo después empieza a limitar tu creatividad. Es la ocasión, entonces, de plantearse adquirir un nuevo objetivo, pero… ¿cuál?

¿Qué marca escojo?

Existen cuatro grandes marcas de objetivos: Canon, Nikon, Sigma y Tauron. Las dos primeras son para cámaras de su misma marca y las dos últimas tienen versiones tanto para Nikon como para Canon. Los Sigma y Tauron suelen ser ligeramente más baratos que los objetivos de las dos grandes marcas y sus prestaciones no tienen por qué ser mucho peores.

 

¿Qué tipo de fotografía me gusta?

Es la pregunta sobre la que más tienes que reflexionar. Aunque, obviamente, puedes fotografiar todas las situaciones con cualquier objetivo, sí que existe uno para cada situación: Si lo que te gusta son los retratos, por ejemplo, no te recomendamos comprar un gran-angular. Aquí tienes un pequeño resumen:

PAISAJES Y ESPACIOS URBANOS

Para este tipo de fotografía interesa que el objetivo pueda captar un gran ángulo del espacio, de ahí que el objetivo ideal para paisajes se llame gran-angular. El 18-55mm, que es el que decíamos que suele venir con todas las cámaras, sirve para esta finalidad. Es más, obtendrías unos resultados todavía mejores si tuvieras un objetivo con una distancia focal más pequeña, como 17mm, 14mm o incluso 10mm. Este tipo de lentes producen una cierta distorsión en la imagen que dan un toque de grandeza al entorno fotografiado.

 

RETRATOS

Lo normal para este tipo de fotografía es moverse entre los 50mm y los 70mm, siendo posible disparar, como decíamos, a mayores y menores distancias focales. Otro aspecto a tener en cuenta para el retrato es tener un objetivo con una gran apertura del diafragma, es decir, que permita que tus fotografías sean más luminosas. El valor f/ debe ser lo más pequeño posible: f/3,5 o inferior.

Si crees que la mayoría de tus fotografías van a ser retratos, entonces tu objetivo ideal es uno de focal fija. ¿Qué quiere decir esto? La lente no tendrá zoom, lo que parece una desventaja al principio, pero no lo es. Los objetivos fijos ofrecen un mayor nivel de especialización para una distancia focal en concreto, por lo que se obtienen unos resultados mucho mejores. Hay dos objetivos que sobresalen por encima de los demás y que son el 35mm y el 50mm, que ofrecen una gran apertura de diafragma.

 

MACRO

La fotografía macro es aquella que capta los detalles más pequeños y, normalmente, los resultados de estas fotografías son espectaculares.

Los objetivos destinados a la fotografía macro son los que tienen una larga distancia focal: a partir del 70mm podrán valerte. Las lentes normales permiten enfocar a partir de cierta distancia entre la lente y el objeto fotografiado, por lo que existen objetivos específicamente para la fotografía macro que te permitirán enfocar desde muy cerca.

 

ACCIÓN

En situaciones en las que no puedes aproximarte al sujeto que vas a fotografiar, necesitarás un teleobjetivo, que son aquellos que cubren un gran rango de distancias focales: un 70-200mm, por ejemplo. Sin embargo, los objetivos que cubren un rango excesivo de distancias focales -como el 18-200mm- nos hacen perder algo de calidad en la imagen.