Claves para producir un vídeo de calidad

Claves para producir un vídeo de calidad

Preproducción

Uno de los errores más comunes a la hora de grabar un vídeo es salir a la calle directamente con la cámara e ir improvisando. Sin embargo, las prisas no llevan a ningún lado y el “antes” de la grabación es igual o más importante que la grabación en sí misma. Piensa qué quieres contar antes de coger la cámara y dibuja en tu cabeza como quieres que sea el video.

Prepara un guion tanto si el vídeo va a tener diálogo como si no. Nos referimos a un guion audiovisual. En él, deberás decidir la estructura del vídeo, las temáticas, los planos, la música y las voces de cada parte. Este es el paso más importante, puesto que si lo hacemos así, una vez cojas la cámara solo tendrás que ejecutar la idea, que ha sido detallada en el guion. Además facilitará todo el proceso de edición y dejará el vídeo más claro y atractivo para quien lo está viendo.

Producción

Otro beneficio de elaborar un guion es que vas a tener que decidir dónde vas a grabar los planos. Esto será útil para tener en cuenta la iluminación del entorno, un punto clave para una buena grabación.

Pon en práctica tus ideas. Consejos técnicos

  1. Utiliza siempre que puedas un trípode. ¿No tienes uno? Lee el siguiente punto.
  2. No necesitas materiales caros para obtener calidad. Saca partido a lo que tienes. Si no tienes un trípode utiliza algo sobre lo que poder apoyar la cámara y déjala grabando sin tocarla: Así, la imagen será mucho más limpia.
  3. Para planos más complejos como los barridos, puedes utilizar un soporte con ruedas y arrastrarlo con la cámara encima, por ejemplo.
  4. La creatividad es lo más importante. Deja que tu imaginación entre en el juego y aprovecha bien el entorno.
  5. El audio es muy importante. En general, las personas suelen tratar mejor con una mala imagen que con un sonido malo, por lo que es imprescindible asegurarse de que el vídeo se va a escuchar bien.

Posproducción

Utiliza un programa de edición de vídeo simple como Windows Movie Maker o uno más avanzado como Adobe Premiere. Pero antes, selecciona los archivos que vayas a utilizar y deshazte de los demás, esto te ayudará a moverte por los archivos de una forma más fácil.

La edición es solo la guinda del pastel, pero lo importante realmente son los pasos previos.